Demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo. (Tito 3:2 NVI)

Seguir una vida cristiana llena de arrogancias es como vivir un mundo de fantasía. La mansedumbre y humildad son características que debemos mostrar como verdaderos creyentes y seguidores de Cristo…

A no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo.  (Tito 3:2 NVI)

¿Qué Opinas?

Comentarios